100% Agave Espadín Origen: Santiago Matatlán, Oaxaca Destilado dos veces Alc. Vol. 45°

           Joven Espadín

En el mezcal Joven hecho de agave espadín, se pueden percibir los aromas y sabores del agave ahumado, con un toque cítrico en el fondo que le da un perfecto equilibrio en la degustación. Su color cristalino transmite la pureza y honestidad con la que ha sido elaborado. Se puede degustar sólo, como aperitivo, y maridarlo con casi cualquier tipo de comida, ya que es muy versátil.
 
Este mezcal ha sido el único distinguido por el San Francisco World Spirits Competition como el mejor destilado sin añejar del mundo (2013).

100% Agave Espadín Origen: Santiago Matatlán, Oaxaca Destilado dos veces Alc. Vol. 45°

    Abocado con gusano

El mezcal abocado se ha dejado reposar durante 15 días con gusanos de maguey asados, los cuales le proporcionan un sabor ahumado y una nota mineral, que lo hace perfecto para su maridaje con alimentos del mar.
 

100% Agave Espadín Origen: Santiago Matatlán, Oaxaca Destilado dos veces Alc. Vol. 45°

             Reposado

El mezcal reposado se deja madurar diez meses en barricas de roble blanco americano, lo cual le proporciona un color dorado y suaviza su gusto en el paladar. Se recomienda su maridaje con quesos de sabor fuerte, moles, pastas y carnes.
 

100% Agave Espadín Origen: Santiago Matatlán, Oaxaca Destilado dos veces Alc. Vol. 45°

                  Añejo

Especial de la línea de 8 Víboras; ya que tiene un reposo de tres años en barricas de roble blanco americano, lo que le proporciona un profundo color ámbar; sabores finos y amaderados, y con aromas a caramelo y vainilla. Se recomienda degustarlo sólo o maridarlo con postres.

100% Agave Tobalá Origen: Santiago Matatlán, Oaxaca Destilado dos veces Alc. Vol. 45°

           Joven Tobalá

Es un producto especial de 8 Víboras ya que se elabora con un agave silvestre de la especie Potatorum. En este mezcal se pueden percibir aromas y sabores muy finos y equilibrados con tonos dulces. Por sus características se puede degustar sólo, como aperitivo y maridarlo con casi cualquier tipo de comida.